La segunda parte de la progresión va dirigida al desarrollo de las capacidades superiores a través de ejercicios que nos permiten trabajar sobre nuestra energía.

         Nuestro cuerpo se mueve por energía, y entorno a él nos rodean campos energéticos de los que nos podemos aprovechar para nuestro propio beneficio.

         Todas las cosas están compuestas en última instancia por energía, y al respecto podemos decir que la imaginación es la mejor fuente de energía, así, dentro del Nanbudo, disponemos de una serie de ejercicios que nos ofrecen por un lado el desarrollo de nuestras capacidades superiores, y por otro lado mejorar todo nuestro organismo a modo de medicina alternativa.

 

         El ejercicio Ki Nanbu Taiso (gimnasia corporal) es un calentamiento preparatorio para realizar un trabajo intensivo.

         Está compuesto de una serie lógica de 10 movimientos identificados con elementos de la naturaleza. Estos ejercicios estiran, fortifican y hacen más elásticos y rápidos los músculos del cuerpo.

         La espalda es una de las partes del cuerpo más maltratada (un mal que afecta al 68% de los españoles) y que el Nanbu Taiso hace que se estire y fortalezca ayudando a su corrección y prevención de males posteriores.

         Además del beneficio sobre la columna se obtienen muchos más, como son:

•  En el cerebro: el hinchar y deshinchar de los pulmones actúa sobre el equilibrio gaseoso.

•  Sobre las células: les aporta un metabolismo activo y una renovación rápida de energía.

•  Sobre el corazón: aporta una disminución de la frecuencia cardiaca.

•  Sobre los órganos digestivos: les proporciona un buen funcionamiento y realiza un continuo masaje abdominal.

         Está comprobado médicamente que su práctica proporciona un incremento en la salud y la flexibilidad de la espalda, siempre acompañados de una correcta respiración aumentando así nuestra capacidad pulmonar, ya que en la inspiración podemos llegar a llenar nuestros pulmones hasta un 95% de su capacidad y al espirar el volumen de oxígeno residual se reduce a un 5%.

         Toda esta serie de 10 ejercicios se pueden realizar al ritmo de una melodía creada especialmente para esto que nos permitirá además, proporcionarnos calma y serenidad, llamándose entonces KI NANBU TAISO.

         Asimismo podemos trabajar el NANBU TAISO BUNKAI, o lo que es lo mismo, su aplicación al BU DO HÔ (arte de guerra) para poder comprobar ante uno o dos adversarios un perfecto método de defensa personal.

NAMI (La ola)

         Imita el movimiento continuo del flujo y reflujo de la ola. Fortifica los brazos, piernas, espalda, muñecas y músculos abdominales, favoreciendo la abertura de la caja torácica y es bueno para los músculos del cuello.

KAZE (El viento)

         Balanceo del cuerpo siguiendo el soplido del viento. Fortifica los brazos, piernas, espalda, flexibiliza los hombros y actúa sobre los intestinos.

IWA (La roca)

         Flexibiliza las piernas, efectos sobre las rodillas, muñecas y aporta energía.

MATSU (El pino)

         Simular la imagen del pino, que no se rompe a pesar de la fuerza del viento. Fortifica los tobillos y procura flexibilidad a las rodillas.

TSURU (La grulla)

         Mantener el equilibrio sobre una pierna. Desarrolla los abdominales, fortifica los tobillos y espalda, aportándonos equilibrio.

HEBI (La serpiente)

         Movernos en movimientos espirales flexibilizando los hombros, los músculos de la espalda y abdominales, movilidad de las rodillas y masajea el estómago.

RYU (El dragón)

         Elevarse como el dragón en furia. Estira todo el cuerpo, devuelve la flexibilidad a las rodillas, muñecas y codos, desarrollando los tobillos. El equilibrio nos aporta energía.

CHÔU (La mariposa)

         Imita los batidos alegres y graciosos de la mariposa. Fortifica los brazos, descontrae la espalda, favorece la abertura de la caja torácica.

TAKI (La cascada)

         El choque del agua sobre la roca. Fortifica los músculos de las piernas y desarrolla el equilibrio.

NICHI (El sol)

         Dibujar por medio de grandes círculos el elevarse y ocultarse del sol, que simboliza el cielo de la naturaleza. Estira los músculos de la espalda y obra sobre los riñones.

 

         Es una gimnasia de relajación y estiramiento ligamentario y muscular ligado a un estudio de la respiración que se practica en el suelo.

         Los ejercicios constan de siete series de movimientos que corresponden a los siete días de la semana. Cada serie fortalece y estimula una parte muy precisa del cuerpo, pero especialmente van dirigidos a reforzar y flexibilizar la columna vertebral.

         Con este sistema también se activa la circulación sanguínea, aumentando la capacidad cardiaca, para desarrollar la potencia del Hara (zona situada a 5 centímetros por debajo del ombligo) y concentrar nuestro Ki.

         El nanbu shizen no ki undo es una serie de ejercicios respiratorios que tienen como finalidad la mejora de nuestro estado físico y psíquico.

         Durante cada uno de éstos ejercicios (siete) conviene visualizar en apnea la trayectoria de la energía desde un punto a otro a la vez que nos desplazamos hacia los cuatro puntos cardinales:

•  ESTE y OESTE para aprovechar la energía solar, nacimiento y puesta del sol, que representaría la vida del hombre.

•  NORTE y SUR para aprovechar el magnetismo de los polos.

         En nuestro cuerpo están los puntos por donde entra, sale y discurre nuestra energía, éstos son los siguientes:

•  Hyakué, el punto de los cien encuentros.

•  Ninchû, el centro de la persona.

•  Tandem, el océano de la energía.

•  Meimon, la puerta hacia la vida.

•  Rôkyû, el palacio de la ansiedad.

•  Sankon, el tercer ojo.

•  Danchû, el maestro del corazón.

•  Datsui, la séptima vértebra cervical.

•  Chôkyu, punto de la fuerza y longevidad.

•  Yûsen, la fuente de la vida.

         Éstos formarían el primer grupo y tendrían como misión el aprovechamiento de la energía que hay en nuestro entorno, ya que corresponden a la fase posterior de nuestro nacimiento.

         Durante estos ejercicios circula la energía por nuestro cuerpo devolviéndola hacia el cielo, tierra o naturaleza intentando formar parte de ella.

TEN NO KI UNDO (El cielo)
     
CHI NO KI UNDO (La tierra)
     
KI NO KI UNDO (La naturaleza)
     

         Estos forman el segundo grupo, corresponden a la fase anterior del nacimiento y fortifican los diferentes órganos del cuerpo.

TSUKI NO KI UNDO (Pulmón)
     
HASU NO KI UNDO (Cerebro)
     
MIZU NO KI UNDO (Riñones)
     
KU NO KI UNDO (Tanden)
     

 

         Son katas que tienen como finalidad la mejora de nuestro KI, estimulando los meridianos y órganos más importantes para provocar un automasaje corporal.

Nanbu Keiraku
Yin (+)
Yang (-)
Efecto Psicológigo
ICHIBAN
Vaso conceptor
Vaso gobernador
Equilibrio holistico (de todas las energias), disponibilidad del individuo, prepararse.
NIBAN
Pulmón
Intestino grueso
Apertura hacia el exteriro, voluntad de acción, comunicación, intercambio.
SANBAN
Bazo
Estomago
Asimilar, ingerir, necesidad de conocer.
YONBAN
Corazón
Intestino delgado
Confianza en si mismo, controlar, dirigir.
GOBAN
Riñón
Vejiga
Suprimir el sentimiento de inseguridad.
ROKUBAN
Pericardio
Triple calentador
Autoprotección.
NANABAN
Hígado
Vesícula biliar
Mejora de la resistencia psíquica.

 

 

 

 

 

 

 

 

         Estas series técnicas siguen la misma filosofía que la anterior (Nanbu Shizen No Ki Undo) y se realizan hacia los cuatro puntos cardinales.

         También tiene efectos a nivel muscular ya que ponen en movimiento todos los músculos del cuerpo además de nuestro equilibrio y orientación.

         Cada uno de éstos katas actúa de manera especifica sobre dos meridianos, uno YIN(positivo) y el otro YANG(negativo) que favorecen a nuestro organismo.

         Siempre van acompañados de un correcto ritmo respiratorio.

ATENCION: En la zona privada tenéis disponibles los videos de todos estos ejercicios.